Relaciones Estados Unidos – América Latina

¿Un nuevo panorama?

Roberto González Arana

CumAmer-MardelPlata-2005-09

Protesta contra la IV Cumbre de las Américas. Mar del Plata. 2005.


La histórica dominación de los Estados Unidos sobre América Latina, basada en su fuerte influencia económica, política y militar son un hecho indudable, máxime durante el siglo XX. A través del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional o las inversiones directas, Washington muestra su control en las economías latinoamericanas.   

Sin embargo, así como las políticas norteamericanas hacia el continente han tenido cambios, de igual forma las respuestas latinoamericanas tienden a variar con el tiempo y no son estáticas.  Los fuertes nexos económicos o políticos con Washington no suponen por lo menos en la actualidad, una necesaria subordinación incondicional a la política exterior de Washington. Prueba de ello es que en la reciente Cumbre de las Américas en Mar de Plata no haya prosperado la propuesta de relanzar el ALCA, esa cada vez más esquiva y difusa iniciativa de un área de libre comercio, liderada por Estados Unidos.

 

Lo cierto es que una vez concluyó la guerra fría, todas iniciativas de los Estados Unidos en América Latina parecían tener un futuro exitoso pues ante un nuevo mundo unipolar, el panorama resultaba alentador. Sin embargo, nadie contaba con que luego de ello las cosas cambiarían en el sur y se inaugurarían gobiernos que en algunos asuntos tomarían distancia de las directrices de Washington con los de Luis Ignacio Lula Da Silva en Brasil, Néstor Kirtchner en Argentina, Hugo Chávez en Venezuela o el joven régimen de Tavaré Vásquez en Uruguay. Desde 1990 hasta el presente han caído gobiernos amigos de Washington en Argentina, Brasil, Ecuador, Bolivia, Perú y Venezuela.

 

Pese a lo anterior, se coincide con James Petras en que tampoco en que tampoco es cierto que la izquierda se haya tomado definitivamente al cono sur pues en algunos de estos países se han incrementado las privatizaciones, reducido salarios, pensiones y trabajadores del sector público o abierto las fronteras a explotaciones agromineras, como el caso de Brasil en el Amazonas con las consecuentes perjuicios para el eco sistema.

 

El modelo de Venezuela por supuesto se diferencia notablemente del resto de países pues allí si se ha declarado abiertamente una política antiimperialista que desafía al gobierno de George Bush y amenaza con debilitar sus áreas de influencia en el Caribe y América Latina. Es así como Venezuela surte a Uruguay con 44 mil barriles diarios de petróleo, a Paraguay con 18.600, a Cuba con 98 mil millones, en Argentina ha construido una sede de Pdvsa y ha enviado 50 millones de toneladas de fuel oil y diesel desde 2004 y en Brasil invertirá 3000 millones de dólares en la construcción de una refinería.  Ello sin contar con los 68 mil millones de barriles diarios que envía a la China y se convierten en una amenaza para Washington en la medida que pudiera reemplazar a Estados Unidos por este país asiático como cliente para sus exportaciones. En el Caribe a través de la recién constituida Petrocaribe se surte a toda esta región en condiciones de financiamiento favorables para la zona.

 

De acuerdo a lo anterior se percibe que evidentemente la correlación de fuerzas para los Estados Unidos y la administración de George Bush no resulta nada favorable en el continente pues la influencia que ha ido tomando el gobierno de Caracas se ha tornado muy incómoda. La estrategia de Chávez parece estar dando resultados. En Mar de Plata por lo menos se comprobó que la popularidad y la influencia de Estados Unidos está siendo cuestionada. Seguramente porque ya hoy tiene pocos aliados incondicionales como los hubo en otros tiempos recientes y además, las demandas sociales están el alza para con los países dominantes. El desafío entonces es enorme y no parece ser George Bush un líder con una popularidad y un margen de maniobra suficiente para  por lo menos en el corto plazo, equilibrar la balanza.

 

2005

 

Ariadna Tucma Revista Latinoamericana. Nº. 1 a 4. 2006-2009


Publicado por ©www.ariadnatucma.com.ar

 

info@ariadnatucma.com.ar


Comments are closed.