Recordando a Nicolás Guillén (1902-1989)

Ritmo y color del poeta cubano

LaHabanaVieja026

Foto: Carolina Crisorio. Ciudad de La Habana. 2006.

Para sentir pulsos, ritmo y sonidos cubanos conviene sumergirse en la obra del poeta cubano Nicolás Cristóbal Guillén Batista. Nacido el 10 de julio de 1902, en Camagüey este autor nos ha dejado una melodiosa obra. Participó de la convulsionada historia de su país. Viajó a México y a la España republicana. Se presentó sin éxito como candidato alcalde para Camagüey (1940). Colaboró con el periódico Hoy, así como con el Frente Nacional Antifascista, del cual era dirigente. Viajó por Europa, ex URSS y China, en particular tras apoyar el triunfo de la Revolución Cubana. Recibió el Premio “Viareggio” en Roma. Falleció tras una larga enfermedad el 17 de julio de 1989.

Colaboraciones en diversas revistas

Cerebro y corazón, 1922.

Motivos de son, 1930.

Sóngoro cosongo, 1931

West Indies, Ltd., 1934

España. Poema en cuatro angustias y una esperanza, (México) 1937

El son entero. (Buenos Aires) 1947

Elegía a Jesús Menéndez, 1951

Coplas de Juan Descalzo

Elegía cubana.

La paloma de vuelo popular, Buenos Aires

Prosa de prisa, 1962

El gran zoo, 1967

Cuatro canciones para el Che, 1967

La rueda dentada, 1972

Diario que a diario, 1972.

  • UN SON PARA NIÑOS ANTILLANOS

Por el Mar de las Antillas
anda un barco de papel:
anda y anda el barco barco,
sin timonel.

De La Habana a Portobelo,
de Jamaica a Trinidad,
anda y anda el barco barco
sin capitán.

Una negra va en la popa,
va en la proa un español:
anda y anda el barco barco,
con ellos dos.

Pasan islas, islas, islas,
muchas islas, siempre más;
anda y anda el barco barco,
sin descansar.

Un cañón de chocolate
contra el barco disparó,
y un cañón de azúcar, azúcar,
le contestó.

¡Ay, mi barco marinero,
con su casco de papel!
¡Ay, mi barco negro y blanco
sin timonel!

Allá va la negra negra,
junto junto al español;
anda y anda el barco barco
con ellos dos.

  • CANCIÓN

LaHabanaVieja007-Cumple15

¡De que callada manera
se me adentra usted sonriendo,
como si fuera la primavera!
¡Yo, muriendo!

Y de que modo sutil
me derramo en la camisa
todas las flores de abril

¿Quién le dijo que yo era
risa siempre, nunca llanto,
como si fuera
la primavera?
¡No soy tanto!

En cambio, ¡Qué espiritual
que usted me brinde una rosa
de su rosal principal!

De que callada manera
se me adentra usted sonriendo,
como si fuera la primavera
¡Yo, muriendo!

  • A LA INTEMPERIE

SantaMarta-04-2010

Foto: Carolina Crisorio. Santa Marta, Colombia. 2010

Somos hijos de la intemperie,
de la indolencia y de la tierra.

Por eso el perfume salvaje
de las flores en tu cabeza,
por eso es que corres descalza
por los senderos de azucena,
por eso es que te despeinan
los vientos de la cordillera,
por eso y por la quemadura
que nos enciende sobre la arena.

De nuestro pecho han salido
como brotes de una pradera
esas substancias desesperadas
y esas aguas de noche negra,
y la iracundia y la codicia
de los que en la tarde se besan
y esos pájaros deslumbrantes
que enloquecen tu cabellera,
y ese gran cielo enronquecido
de oscuras aves carniceras,
y la galaxia y las serpientes
que insolentan las madrigueras,
todo eso y la quemadura
que nos enciende sobre la arena.

¡Somos hijos de la intemperie,
de la indolencia y de la tierra!

  • LA SANGRE ES UN MAR INMENSO

Cartagena-25
Foto: Carolina Crisorio. Cartagena. Colombia. 2010

La sangre es un mar inmenso
que baña todas las playas…

Sobre sangre van los hombres,
navegando en sus barcazas:
reman, que reman, que reman,
¡nunca de remar descansan!

Al negro de negra piel
la sangre el cuerpo le baña;
la misma sangre, corriendo,
hierve bajo carne blanca.

¿Quién vio la carne amarilla,
cuando las venas estallan,
sangrar sino con la roja
sangre con que todos sangran?

¡Ay del que separa niños,
porque a los hombres separa!
El sol sale cada día,
va tocando en cada casa,
da un golpe con su bastón,
y suelta una carcajada…

¡Que salga la vida al sol,
de donde tantos la aguardan,
y veréis cómo la vida
corre de sol empapada!

La vida vida saltando,
la vida suelta y sin vallas,
vida de la carne negra,
vida de la carne blanca,
y de la carne amarilla,
con sus sangres desplegadas. . .

¡Los niños, fascinados,
se van levantando,
y rodean a la madre,
que los abraza formando un grupo con ellos,
pegados a su alrededor. Continúa!:

Sobre sangre van los hombres
navegando en sus barcazas:
reman, que reman, que reman,
¡nunca de remar descansan!

Ay de quien no tenga sangre,
porque de remar acaba,
y si acaba de remar,
da con su cuerpo en la playa,
un cuerpo seco y vacío,
un cuerpo roto y sin alma,
¡un cuerpo roto y sin alma! . . .

  • AL AMOR UN NOMBRE

BagnanteSeduta-A-Tantardini

Foto: Carolina Crisorio
Bagnante seduta. Antonio Tantardini (1829-1879)
Museo de Bellas Artes de Buenos Aires, Argentina

Quizá porque en ti se asombran
las cosas, voy reinventando
un nuevo nombre a las cosas.

Quizá por eso buscamos
signarle un color distinto
a todo cuanto abrazamos.

Al amor un nombre. Al árbol
que nos cobija. Al silencio
que se reduce en tus brazos.

Quizá empezaran contigo
a renovarse las hojas
con que me abrigo y te abrigo.

Y a reinventarse el lucero
ese brillo enamorado
del bosque de tus cabellos.

¿Todo es hoy? ¿Hubo pasado?
¿Alguna huella de un beso
que su sello haya dejado?

¿Acaso no haya memoria
de aquel rostro, aquellos ojos,
de otros nombres y otras sombras?

¿Contigo el futuro empieza?
¿Contigo el pasado muere?
¿Contigo el presente sueña?

Quizá porque todo ahora
contigo canta, debiera
reinventarme cada cosa.

O porque viejos recuerdos
de los ojos se me borran.

  • CABELLOS

Ra_Sanzio-Angel_Baronci

Raffaele Sanzio – Detalle del altar Baronci

Nocturno en los destellos
de sueldas ondas y esquivez ligera;
casi fluvial, dormida enredadera,
la espuma boreal de tus cabellos.

Bosques de ríos conservando en ellos
frescor de amaneceres bosque afuera,
ramaje desmembrado en la ribera
de luna llena de tus hombros bellos.

Región undose que la luz levanta
borrasca desceñida en tu garganta
color mazorca virgen de maíz.

Nubladas hebras, sombra en movimiento,
rumor sobrecogido que en el viento
fuera a buscar de pronto otro país.


  • ASI ES ELLA, ME DIJE

Así es ella, me dije; es la alegría
remota y honda que de pronto llega
a despejar el nudo que se debe
desanudar en la penumbra inquieta.

Noche y albor, me dije,
todo llegó a mi corazón por ella,
llegó el sabor oculto del deseo,
el presagio de ardor que en mí resuena.

Es mi cuerpo, me dije,
reconociendo su esplandor en ella,
el bosque entero de mi sangre, el pulso
y el latido secreto de su fuerza.

La imagen que conservo
de las verdes raíces de mi tierra;
ella es el tiempo mío, el del verano
en el regazo inmóvil de la siesta.

Así mismo, me dije,
es su fulgor herido en la belleza,
ella es el largo trecho recorrido
surtiéndose de entraña y sementera,

Ella es así, me dije,
callado abrigo que abrigó mis huellas,
el justo sueño que escogí en la lucha,
la libertar por la que canto es ella!

  • HIMNO

Todo es himno: esa risa
que susurra en tus labios, el mutismo
que guardas para verse en tus nostalgias,
esa alfombra en penumbras de tu pisada triste
cada vez que te marchas, la alegría
callada que te envuelve si regresas,
esos paisajes dulces
que se ven por tus ojos, ese gesto
tan tuyo del temor a las palabras,
de acariciar las hojas,
ese reclinio suave de tu frente en mis hombros,
esa tu cabellera en los ocasos…!

  • LABIOS

Este es el aire, el aire venturoso
en viaje hacia el rumer y la espesura
de esa fuerza de imán y de hermosura
que ora tus labios con lo más dichoso.

Es el viaje del aire al silencioso
país donde tu boca y su frescura
encienden ascuas de honda quemadura
y de claveles de punzó fragoso.

Este es el viaje, hacia la luz dormida
del aire en apetencia sin sosiego
que en un remanso de pasión se vierte

Y el de tus labios, que al henchir su vida
con el aire asediante y con su fuego,
sellaron en un beso azar y suerte.

 

Ariadna Tucma Revista Latinoamericana. 5. Marzo 2010-Febrero 2011

 

Publicado por ©www.ariadnatucma.com.ar

 

info@ariadnatucma.com.ar


Comments are closed.