El anarquismo. De la doctrina a la acción – Fragmentos

I. Acerca del Estado

1. Max Stirner

Dibujo de Max Stirner realizado por Friedrich Engels. Su verdadero nombre era Johann Kaspar Schmidt (1806, 1856) Educador y filósofo alemán.
Dibujo de Max Stirner realizado por Friedrich Engels. Su verdadero nombre era Johann Kaspar Schmidt (1806, 1856) Educador y filósofo alemán.

“El Estado y yo somos enemigos”

“Todo Estado es una tiranía, la ejerza uno solo o varios”

 

“El Estado persigue siempre un solo objetivo: limitar atar, subordinar al individuo, someterlo a la cosa general (…). Con su censura., su vigilancia y su policía, el Estado trata de entorpecer cualquier actividad libre y considera que es su obligación ejercer tal represión porque ella le es impuesta (…) por su instinto de conservación personal.”

 

“El Estado no me permite desarrollar al máximo mis pensamientos y comunicárselos a los hombres (…) salvo si son los suyos propios (…). De lo contrario, me cierra la boca.”

 

2. Pierre-Joseph Proudhon

 

“El gobierno del hombre por el hombre es la esclavitud” “Quien me ponga la mano encima para gobernarme es un usurpador y un tirano. Lo declaro mi enemigo.” “Ser gobernado significa ser vigilado, inspeccionado, espiado, dirigido, legislado, reglamentado, encasillado, adoctrinado, sermoneado, fiscalizado, estimado, apreciado, censurado, mandado, por seres que carecen de títulos de ciencia y virtud para ello (…).

 

 

Pierre-Joseph Proudhon (1809, 1865), filósofo político y revolucionario francés. Retrato realizado por Gustave Courbet (1819, 1877). Musée d'Orsay
Pierre-Joseph Proudhon (1809, 1865), filósofo político y revolucionario francés. Retrato realizado por Gustave Courbet (1819, 1877). Musée d’Orsay

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Ser gobernado significa ser anotado, registrado, empadronado, arancelado, sellado, medido, evaluado, cotizado, patentado, licenciado, autorizado, apostillado, amonestado, contenido, reformado, enmendado, corregido, al realizar cualquier operación cualquier transacción, cualquier movimiento. Significa, so pretexto de utilidad pública y en nombre del interés general, verse obligado a pagar contribuciones, ser inspeccionado, saqueado, explotado, monopolizado, depredado, presionado, embaucado, robado; luego, a la menor resistencia, la primera palabra de queja, reprimido, multado, vilipendiado, vejado, acosado, maltratado, aporreado, desarmado, agarrotado, encarcelado, fusilado, ametrallado, juzgado, condenado, deportado, sacrificado, vendido, traicionado y, para colmo, burlado, ridiculizado, ultrajado, deshonrado. ¡Eso es el gobierno, ésa es su justicia, ésa es su moral! (…) ¡Oh personalidad humana! ¿Cómo es posible que durante sesenta siglos hayas permanecido hundida en semejante abyección?

 

“El funcionarismo (…) conduce al comunismo estatal, a la absorción de toda la vida local e individual dentro de la maquinaria administrativa, a la destrucción de todo pensamiento libre. Todos desean abrigarse bajo el ala del poder, vivir por encima del común de las gentes”.

 

“Como la centralización se hace cada vez más fuerte las cosas han llegado (…) a un punto en el que la sociedad y el gobierno ya no pueden vivir juntos”.

 

“Desde la jerarquía más alta hasta la más baja, en el Estado no hay nada, absolutamente nada, que no sea un abuso que debe reformarse, un parasitismo que debe suprimirse, un instrumento de la tiranía que debe destruirse. ¡Y habláis de conservar el Estado, de aumentar las atribuciones del Estado, de fortalecer cada vez más el poder del Estado! ¡Vamos no sois revolucionarios!

3. M. Bakunin

El Estado es una

 

“abstracción que devora la vida popular”; “un inmenso cementerio donde, bajo la sombra y el pretexto de esa abstracción, se dejan inmolar y sepultar generosa, mansamente, todas las aspiraciones verdaderas, todas las fuerzas viva de un país.”

 

II. Acerca de la democracia burguesa

1. Stirner


“El rey (…) era muy poca cosa si lo comparamos con el monarca que reina ahora, la “nación soberana”. El liberalismo sólo es continuación del viejo desprecio por el Yo.” “Es cierto que, con el tiempo, han ido extirpándose muchos privilegios, pero ello exclusivamente en provecho del Estado (…) y de ningún modo para fortificar mi Yo.”

 

2. Proudhon

 

“[…] la democracia no es sino una arbitrariedad constitucional” puesto que la teoría de la soberanía del pueblo lleva en sí su propia negación porque si el pueblo entero fuera soberano no habría más gobierno ni gobernados. De este modo el Estado ya no tendría razón de ser, se identificaría con la sociedad y desaparecería dentro de la organización industrial.”

 

Respecto del voto tiene dos posiciones.
La primera es contraria:

 

“El sufragio universal es contrarrevolucionario” (hacia 1848)

 

Luego, en las elecciones de 1863 y 1863, promueve el voto en blanco contra la dictadura imperial pero ya reconoce que el sufragio universal es un “principio democrático por excelencia”.

Finalmente reconoce que “cuando un pueblo pasa del Estado monárquico al democrático, ello significa un progreso”.

 

3. Bakunin

Bakunin

.

La democracia burguesa

 

“en lugar de ser garantía para el pueblo, el sistema representativo crea y garantiza la existencia permanente de una aristocracia gubernamental opuesta al pueblo”.

 

El sufragio universal es una trampa donde

 

“se esconde el poder realmente despótico del Estado, cimentado en la banca, la policía y el ejército” “un medio excelente para oprimir y arruinar a un pueblo en nombre y so pretexto de una supuesta voluntad popular.”

 

Respecto del voto Bakunin y sus seguidores de la Primera Internacional no se consideran “abstencionistas”, temen las alianzas electorales con partidos burgueses pues observan que cuando los obreros son elegidos diputados se aburguesan.

 

De todos modos reconoce el avance que es un gobierno democrático frente a una monarquía.

 

“No se crea que deseamos (…) criticar al gobierno democrático en beneficio de la monarquía (…). La república más imperfecta es mil veces mejor que la monarquía más esclarecida (…) Poco a poco, el régimen democrático eleva a las masas a la vida pública”.


III. Críticas al socialismo autoritario


Stirner

 

“Al abolir la propiedad individual, el comunismo acrecienta aún más mi dependencia respecto al prójimo, a la generalidad o a la totalidad, y aunque ataque violentamente al Estado, su intención es establecer el suyo propio, (…) un orden de cosas que paralice mi actividad libre, una autoridad soberana que impere sobre mí. El comunismo se subleva con razón contra la opresión que ejercen sobre mí los propietarios individuales, pero el poder que pone en manos la totalidad es todavía más terrible.”

 

Proudhon

 

“…el sistema comunista gubernamental, dictatorial, autoritario, doctrinario” que “parte del principio de que el individuo está esencialmente subordinado a la colectividad”.

 

“…una democracia compacta, aparentemente fundada sobre la dictadura de las masas, que sólo deja a éstas el poder necesario para asegurar la servidumbre universal de acuerdo con las siguientes fórmulas tomadas del absolutismo tradicional:
Poder indiviso;
Centralización absorbente;
Destrucción sistemática del pensamiento individual, corporativo y local, por considerarlo causa de división Policía inquisitorial.”

 

Los socialistas “autoritarios” piden la “Revolución desde arriba”.

 

“Sostienen que, después de la Revolución, es preciso conservar el Estado. Mantienen, fortaleciéndolos aún más, el Estado, el poder, la autoridad, el gobierno. Lo único que hacen es adoptar otras denominaciones (…) ¡Como si bastara con cambiar las palabras para transformar las cosas!”

“El gobierno es contrarrevolucionario por naturaleza (…). Poned a un San Vicente de Paúl en el poder y se convertirá en un Guizot y un Talleyrand.”

 

Bakunin

 

“Detesto el comunismo porque es la negación de la libertad y me es imposible concebir lo humano sin libertad. No soy comunista porque el comunismo concentra y absorbe en el Estado toda la potencia de la sociedad, porque desemboca necesariamente en la centralización de la propiedad, poniéndola por entero en manos del Estado, en tanto que yo deseo la abolición de esta institución, la extirpación radical de este principio de autoridad y de la tutela del Estado que, so pretexto de moralizar y civilizar a los hombres, hasta hoy sólo los ha sojuzgado, oprimido, explotado y depravado. Deseo la organización de la sociedad y de la propiedad colectiva o social desde abajo hacia arriba, por vía de la libre asociación, y no desde arriba hacia abajo, por medio de alguna forma de autoridad, cualquiera que ella sea (…). He aquí en qué sentido soy colectivista y rechazo terminantemente el comunismo.”

 

Si bien admira a Karl Marx y su obra El capital y adhiere al materialismo histórico no cree que la superioridad intelectual confiera el derecho de dirigir el movimiento obrero:

 

“Pretender que un grupo de individuos, aunque sean los más inteligentes y mejor intencionados, está capacitado para ser el pensamiento, el alma, la voluntad rectora y unificadora del movimiento revolucionario y de la organización económica del proletariado de todos los países implica una herejía tal contra el sentido común y la experiencia histórica que uno se pregunta, asombrado, de qué modo un hombre tantas luces como Marx pudo concebir semejante idea (…). La instauración de una dictadura universal (…), de una dictadura que, en cierta forma, cumpliría la tarea de ingeniero en jefe de la revolución mundial, encargado de regir y dirigir la insurrección de las masas de todos los países cual se conduce una máquina (…), bastaría por sí misma para matar la revolución, para paralizar y falsear todos los movimientos populares (…). ¿Y qué pensar de un congreso internacional que, invocando los supuestos intereses de esta revolución, impone a los proletarios del mundo civilizado un gobierno investido de poderes dictatoriales?”

 

Preanuncia la revolución rusa:

 

“Si los obreros de Occidente tardan demasiado, serán los campesinos rusos quienes les den el ejemplo”.
“Tomad al revolucionario más radical y sentadlo en el trono de todas las Rusias e investidlo de poder dictatorial (…) y, antes de un año ¡será peor que el propio zar!”

 

Ariadna Tucma Revista Latinoamericana. 1 a 4. 2006-2009


Publicado por ©www.ariadnatucma.com.ar

 

info@ariadnatucma.com.ar

 

 


Comments are closed.